¡Y le dije que sí!

WhatsApp Image 2017-11-15 at 6.21.08 PM

La Wedding Planner detrás de toda boda

“Dimos el sí. Ahora comienza un mar de emociones, sueños y muchísimo amor. Decidimos formar una familia, un matrimonio y con ello se viene la boda, donde seremos los protagonistas. Este es nuestro momento, este es el comienzo; entonces empecemos con la planificación, solo que, ¿por dónde iniciar?”

Por: Sussan Aguado / Wedding Planner

Existen infinidades de detalles, diferentes opciones, nuevos servicios, un sinfín de aspiraciones, y es usual acudir a “San google” o a un nuevo aliado “Pinterest”. Pero lo que al inicio sería algo sencillo, termina pareciendo importante y urgente al mismo tiempo para la organización de una boda. Entonces sucede, que la pareja mientras más busca y más se emociona, más se confunde, y lo que debía ser gustoso de vivir, se vuelve una verdadera tormenta de emociones. En ese instante se debe acordar, de cómo empezó todo; cómo se conocieron, el camino que recorrerán juntos y que celebrarán una boda, un instante que no volverá a pasar.
Cada pareja es diferente, hay quienes prefieren una ceremonia religiosa protocolar o una fiesta a lo grande; si los invitados disfrutarán de la creatividad del ambiente o si la temática los representará, que las fotos y el video serán los mejores recuerdos, y porque no, una luna de miel espectacular, es decir todos tienen su toque personal. Y si los novios están a medio camino, no deben sentirse agobiados, la organización pasará tan rápido que lo extrañaran, así que permítanse a realizar normalmente sus actividades. Al final, no debe perderse la esencia del noviazgo, que ese “sí, acepto” no se convierta en un manojo de nervios y mil cosas por hacer.
Para ello, les daré unos consejos muy prácticos, dónde empezarán y/o se encaminarán, encontrando el lado “Zen” en la organización de la boda. Lo primero es definir, si tu boda será familiar o social. Y lo separé de esta manera, sin desmerecer lo social y lo familiar.
Una boda familiar supone ser más íntima, con la compañía de ambas familias y amistades cercanas, no más de 30 personas. La organización podrá ser propia, el presupuesto mínimo y pueden recibir como regalo algunos detalles. La boda será pequeña, como en la comodidad de su sala, y no le quita importancia; recuerda que celebraras tu matrimonio y no la magnitud de tu boda.
Ahora, una boda social, parte en elegir a un grupo mayor, de quienes serán testigos de su unión en matrimonio. Debemos estar conscientes que la boda merece una inversión mayor, para la logística y planificación, donde se dejará la realización en manos de profesionales. Es ahí donde la asesoría personalizada es importante, para optimizar tiempo y recursos, aquí se acude a una(o) Wedding Planner.
Este profesional a veces es sobrevalorado, creyendo que se trata de un lujo o gasto innecesario, lo que deberían saber es, que será la persona quién velará por que todo el tiempo se cumpla la organización, hasta después del “gran día”. Haciendo que la realización no suponga un mar de estrés, ni ansiedad para los novios. Además se encargará de conceder los deseos en base a los gustos de los futuros esposos. Se ofrecerán opciones de los mejores proveedores, para optimizar al máximo su presupuesto, será quien guie y se convierta, en una especie de socia para los novios.
Y es aquí donde te contaré acerca de mí. Soy titulada en Administración Marketing y Negocios Internacionales, además cuento con una maestría de una renombrada universidad; me considero una persona tremendamente afortunada, ya que mi trabajo, no es un trabajo como tal, sino mi auténtica pasión.
Siempre me he dedicado a organizar eventos: presentaciones de libros y discos, fiestas, cumpleaños, show rooms y corporativos. A medida que pasó el tiempo, la profesión de Wedding Planner me encontró a mí, eso lo supe desde el día que organicé mi primera boda, y sentí que dedicaría mi vida a cumplir los sueños de los que poseen un día tan especial.
Tras mis años de experiencia, me sentí muy feliz y realizada, al tener parejas de novios únicos; de quienes terminé aprendido mucho. De conocer a quienes creyeron que la boda se realizó tan sencilla e impecable, pero que no imaginaron lo que hubo detrás de todo eso, como, un sin fin de proveedores, días de planificación y reuniones, días confusos y de claridad, donde hubieron contratiempos, y que ante eso, nunca nos echamos para atrás, que gracias a nuestros planes de contingencia, hicimos que los matrimonios se celebrarán a la perfección.
Tras aquellas experiencias, tuve una oportunidad estupenda para profesionalizarme, con Charlas Magistrales en el INIBEP , Instituto Iberoamericano Event Planner (Uruguay), además de pertenecer a la Primera Comunidad WED en Perú con la certificación Wedding & Event Design, y así tener la oportunidad de conocer gente tan creativa, con tantas cualidades y personas excepcionales como Roberto Cosentino y Magnolia Aristondo, quienes compartieron sus experiencias y estrategias, dándome una visión mas innovadora y exclusiva para hacer los sueños realidad.
Recuerda que no tenemos límites para soñar y hacerlo realidad; yo seguiré creciendo en este rubro tan hermoso de la planificación; y tú solo disfrutaras la celebración de tu matrimonio.

 

Comentarios

comentarios

¡Y le dije que sí!
Compartir

Deja un comentario